Amélie

La historia esta copiada tal cual de el blog de nuesta amiga Be Rubio.

Un día como hoy hace ya cuatro añitos, en un pueblo cerca de donde vivo, nació una camada de gatitos en plena calle, que tuvo la suerte de ser adoptada por una familia sin la cual probablemente no habrían podido salir adelante, eran cuatro pequeñines preciosos, a cada cual más diferente, mezcla de varias razas y gato común... y entre ellos estaba Amélie.
Unos dos meses después, cuando transcurría un caluroso mes de Junio, en el que yo por aquellos entonces andaba algo perdida y buscando algo que me llenara, fue cuando un día por casualidad vi el cartel: "se regalan gatitos" decía...
A partir de ahí todo cambió. Un par de llamadas y allí estaba, ante de la cosita más linda que han visto mis ojos, era muy pequeñita pues apenas tenía dos meses y en vez de pelo aún tenía pelusa, y desde que vi sus inmensos ojos azules soy feliz.
Ella era, y es, todo para mi: cariño, amor, juegos, risas, siestas interminables... cosas que con el tiempo se han convertido en una complicidad sin la que ya no sabría vivir, por ejemplo, cuando la llamo por su nombre, viene a mi rápidamente entre ronroneos (¡todavía no se como he conseguido que aprenda su nombre!) regalándome una sonrisa tras otra, es muy especial.
Y hoy, 14/04/2013 que cumple cuatro añitos, quería compartir con todo el mundo lo maravilloso de esta sensación, probablemente los que tengáis mascota me entenderéis mejor, los que no podréis pensar que soy muy cursi, pero creo totalmente en aquella frase del escritor francés Anatole France: "hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma estará dormida".